Aprendiendo, viéndote con lupa
Begoña Ferrero por Etta Rizz

Aprendiendo, viéndote con lupa

2000 1000 Carlos Martín

Me apetece mucho compartir estos tres emails.

Begoña Ferrero es empresaria de Las Palmas de Gran Canaria y lleva parte de la dirección de la Escuela de Masajes y Terapias Alternativas Begoña Ferrero.

Como muchos empresarios canarios también está en proceso de transformación personal y laboral y considero que tiene una visión muy amplia y comprometida de lo que su trabajo representa y ayuda a su comunidad.

Entre los correos o conversaciones que compartimos están las auto limitaciones ‘qué frena qué’ o como es el caso de este email, lo que produce ‘el exceso de pensar y el perfeccionismo’, dos virus que atacan a empresas de todo tipo y sobre todo, familiares.

B.F.

Esta es una de las experiencias que quería contarte.
Sobre mi lupa.
Yo tengo una lupa de buscar defectos.
Porque una cosa es la perfección, y otra es el perfeccionismo (justo lo contrario).
Un día yo estaba en La Laguna. Estaba en la calle aparcada esperando por alguien y no tenía otra cosa mejor que hacer que entretenerme con la lupa.
A todo el que pasaba por la calle le buscaba un defecto, uno era gordo, otro tenía barriga, otro era calvo…

Ví a lo lejos a una mujer patizamba.
Y entonces me dije “Un momento ¿qué estoy haciendo? Suelta la lupa esa y mira con un poco más de amplitud”.

Y miré. La mujer que estaba contemplando ¡era preciosa! Era china.
Caminaba al lado de un hombre muy agradable.
Llevaba un sombrero, y en los hombros cargaba a una niña pequeña. Ella iba grabando con una cámara.
Todos sonreían y parecían muy felices y simpáticos. Me pareció una escena bellísima. Me quedé allí anonadada observando cómo pasaban a mi lado, y se alejaban. Me di cuenta de lo mucho que me estoy perdiendo por mirar la realidad con esa lupa de perfeccionismo.

Y lloré.
No olvidaré esta experiencia.

C.

Cuando viste el resto de la escena, viste algo que extrañabas.
La lupa es una defensa.
Viene a mi mente ‘lasha sta’ en siciliano ‘déjalo ser’. Deja que la cabeza hable como niño malcriado.
Pero no le hagas caso. Hago lo mismo cuando de vez en cuando sale mi lupa. ;)

B.F.

La lupa – la mirada amplia, el perfeccionismo – la perfección natural del conjunto.
Es para mí una mirada retrecha y super exigente, que proviene de copias ancestrales de niveles de exigencias infinitos, listones demasiado altos. Hábitos muy arraigados aprendidos de generación en generación, y que se pueden desaprender, mirando simplemente la realidad.

Sin la lupa a veces nos concentramos excesivamente en hurgar en la debilidades, en lugar de ver la fortaleza del equipo total. Las debilidades hay que llevarlas con elegancia, y entonces de repente todo es mucho más interesante. Más amable.

Un placer pensar juntos.

Begoña Ferrero por Etta Rizz

Begoña Ferrero por Etta Rizz

La moraleja de estos emails

Pensar en las debilidades y focalizarte en ellas no sirve de nada, es llenarte de debilidades más fuertes que tú. La perfección entendida como el ‘hacerlo perfecto a la primera’ es una gran estupidez paralizante. Depende de ti saber todo esto, dejarlo estar y mantenerte en movimiento.

¿Tienes alguna moraleja más?

Carlos Martín

Amo parir ideas y verlas crecer. Diseño Web y Visual Merchandising para Pymes. Trabajo también en LAVLAV.eu

Todos los relatos por:Carlos Martín